Articulación de los núcleos de trabajo

Uno de los objetivos que persigue este programa consiste en que, finalizada la E.S.O., el alumnado haya trabajado los temas fundamentales que le permitan afrontar su vida afectiva y sexual en las mejores condiciones. Este trabajo no sólo consiste en el aprendizaje de contenidos, sino en la elaboración de los elementos que le permitan ser una persona autónoma y responsable en la toma de decisiones que afecten a su historia sexual. La educación sexual a lo largo de la E.S.O. debe tener un carácter transversal, dada la naturaleza misma de la sexualidad. Por otro lado, atendiendo al desarrollo psicosexual del alumnado las actividades deben desplegarse a través de los cuatro cursos de la educación secundaria.

El gráfico 5.1 representa el despliegue de los seis núcleos de trabajo a través de los cuatro cursos de escolarización de esta etapa. Como ya hemos indicado, tres de los núcleos se ciñen al desarrollo psicosexual por ello los contenidos y las actividades se van ajustando a los momentos evolutivos.  Los otros tres cubren aspectos que pueden considerarse como transversales a los tres anteriores. Por ejemplo cuando hablamos de la ética de las relaciones entre los sexos, ésta se relaciona con aspectos que pertenecen al núcleo “Identidad”, como el respeto a la dignidad de la diversidad en los modos personales de desarrollar y vivir la propia sexuación, la igualdad en materia de derechos y oportunidades entre los sexos,  el respeto a las opciones en relación con la homosexualidad tanto de mujeres, como de hombres, etc. La ética también esta relacionada directamente con el núcleo de trabajo “Deseo sexual” en lo que se refiere a las relaciones sexuales en sí mismas, etc. Lo mismo diríamos de los núcleos “Concepto y actitudes” y “Habilidades sociales”. El gráfico 5.2., se muestra la relación que guardan los núcleos de trabajo entre sí.